Una parte importante de crecer es identificar y entender las propias emociones y las de los demás, y aprender que las emociones en infantil tienen muchísimos matices, aparte de “bueno” o “malo”. Esta solución educativa invita a los alumnos a explorar las emociones y las características físicas de una manera divertida y participativa. Usando los ladrillos con caras, los alumnos pueden reconocer sentimientos e identificar similitudes y diferencias mientras aprenden habilidades de colaboración. Las tarjetas de construcción y las detalladas unidades didácticas sirven para empezar unas lecciones que trabajan vocabulario nuevo y fomentan la inteligencia emocional.

X
X